COMUNA DE MEDINAS

RESEÑA HISTORICA:

Medinas es uno de los actuales pueblos cuya historia y génesis se remonta a la época colonial y cuyo nombre se vincula a uno de los apellidos más ilustres de la conquista del Tucumán: a Don Gaspar de Medina.

El Capitán Gaspar de Medina llegó a Tucumán juntamente con el conquistador Francisco de Aguirre. Aguirre nombró a nuestro capitán su Teniente General en toda la gobernación y le dio un pingüe encomienda en ACAPIANTA, la que era atendida por su hijo García de Medina y Castro (según la toponimia antigua, Medinas era conocido como Acapianta).

El nombre de este pueblo tiene su razón en el apellido de Don Gaspar de Medina, que con el tiempo se pluralizó. Aconteció que a Medinas le sucedió lo mismo que a numerosos lugares de nuestra campaña tucumana; donde han derivado su nombre del apellido mismo del fundador o de la familia principal que habitó el lugar.

No es raro constatar la evolución de estos lugares que en un principio fueron lo que hoy llamamos “puestos” y con el correr del tiempo “pueblos o villas” que se denominaron con el apellido pluralizado del personaje, de la familia o del patrón.

Así aconteció con el pueblo e Medinas. A esto podríamos agregar que no solamente el río tomó el nombre de Medinas, sino todo el feudo de Acapianta, quedando reducido con el tiempo al  actual área de Medinas.

Al hablar de la antigüedad de su nombre podríamos señalar como punto de partida la muerte de Diego de Medina (nombre actual), es decir el año 1643.

El siglo XVIII marca para medinas la edad de oro. Constituía juntamente con la capital y Monteros lo más importante en todo el territorio de nuestra provincia. Medinas se encuentra enclavada en uno de los departamentos más antiguos y ricos de Tucumán, en Chicligasta.

A medida que se habría caminos y se tiraban rieles, encendía la antorcha del progreso al paso del tren, del automotor o del vehiculo transportador, contribuyó sin duda alguna a afirmar y acrecentar la vida social y comercial de Medinas.

El ferrocarril de Córdoba constituía en primer lugar una de las principales fuentes de la actividad y el movimiento de la vida medinense. En los años que corren del 1876 al 1886, medinas tuvo máxima preponderancia constituyéndose en un centro de vital importancia favorecida por el camino que la llevaba a Télfener (hoy Monteagudo).

Medinas por medio de su transporte o de su comercio mayorista hacía llegar su mercancía a distintos puntos del sur tucumano.

El desarrollo cultural y social corría paralelo con progreso económico y comercial. Constituida Medinas en un emporio comercial tuvo en sus manos la brújula de lo cultural y social.

La primera escuela pública y gratuita que se estableció en Medinas se remonta al mes de Octubre del año 1855. Cinco meses antes se la había establecido en la ciudad de Tucumán. El radio de acción de la escuela sería sin duda alguna amplio y abarcaría varios km. a la redonda.

Amen de la escuela pública sostenida por la provincia, había una o dos escuelitas particulares más.

En 1905 se construyó el edificio de la escuela Cnel. Warnes, y el terreno fue donado por los Sres. Fermín Marchant, José Zelarayán, Saturnio Lobo y Abraham Agudo. El arquitecto Dall`Asta se encargó de confeccionar el plano.

Como instrumento de cultura funciona la Biblioteca Popular Gdor. Lucas A. Córdoba desde el año 1915 y fue fundada por el Dr. Estegidio de la Vega.

La vida social de Medinas llegaba a la plenitud de su apogeo, lo más distinguido y lo más granado de la sociedad de Monteros y de Tucumán llegaban a este pueblo para celebrar distintos acontecimientos.

Como sociedad particular de la época estaba el “Centro Social de Medinas”, el cual dicta en el año 1895 y contaba con un local propio hermosamente decorado y con su rico mobiliario. En el mismo año las damas de misericordia fundaron el Hospital San José de Medinas, el cual atendía a pacientes de varios kilómetros a la redonda.

 Alternativas Turísticas: se pueden visitar fábricas de productos regionales (alfeñiques, tabletas, chancaca y miel).